Puentes ferroviarios en “Los puentes históricos de Puerto Rico”, de Pumarada O’Neill

27 12 2010

Hacia el año 1991, el doctor Luis F. Pumarada O’Neill junto a varios colaboradores preparó para la Autoridad de Carreteras y Transportación un inventario de puentes históricos, que ejemplifica los diversos estilos de éstos que se utilizaron (y se continúan usando) en Puerto Rico. El trabajo, uno de arqueología industrial orientado hacia la transportación terrestre incluyó una gran variedad de estructuras. Como era de esperarse, entre éstas hay un número de puentes ferroviarios, y también algún ejemplo de un puente ferrovial.

Muchos de los puentes reseñados son poco conocidos. Algunos no existen más y otros son de difícil acceso, por encontrarse lejos de la vía pública y/o internados en fincas privadas. La obra del Dr. Pumarada se encuentra digitalizada y disponible en línea aquí.

Si bien el libro no tiene desperdicio y se recomienda su lectura completa y detenida, los siguientes puentes serán de especial interés para los amantes del quehacer ferroviario:

1.Puente Núm. 379; Bayamón; Marqués de la Verna:


“Este puente, el primer tramo enteramente de metal que se construyó en la isla y el único de arco metálico que existe en Puerto Rico, es hoy el centro de un parque pasivo municipal ubicado al noreste del kilómetro 24.1 de la Carretera Núm. 890. Se terminó de construir en 1869.”

Nota: Según reseña el mismo Pumarada, este puente fue utilizado por el decano de los ferrocarriles puertorriqueños, la Línea Férrea del Oeste, en su ruta entre Cataño y Bayamón.

2. Puente de Ferrocarril de Añasco Arriba:


“Este viaducto ferroviario abandonado perteneció al Ferrocarril de Circunvalación. Se halla a unos 500 metros al sureste del kilómetro 1.9 de la Carretera num.109, entre la estación de Añasco y las ruinas del puente ferroviario sobre el río Grande de Añasco. Los dos arcos salvan una depresión a una altura aproximada de 14 pies. Su única ornamentación es la cornisa de coronamiento.

El tramo ferroviario de Mayagüez a Aguadilla se inauguró para el 1893, sin embargo estimamos la fecha del puente como cercana al 1905 por estar hecho en hormigón, lo cual no era usual para la fecha anterior, pero que sí lo fue en los tramos construidos después de 1902 por la American Railroad. Este viaducto puede haber sustituido a una alcantarilla contemporánea con la construcción del tramo entre Aguadilla y Mayagüez que haya resultado inadecuada para la cantidad de agua que fluía por aquí en época de inundaciones.”

3. Puente Núm. 1112; Puente Blanco, Quebrada La Mala:

Puente Blanco antes de su modificación. Foto por el Servicio de Parques Nacionales.

Puente Blanco en la actualidad. Foto por Elías Santiago.

“Este magnífico viaducto ferroviario es único en su clase en Puerto Rico. Fue objeto de un artículo en el Engineering news Record por la manera en que se había construído aprovechando su forma estructural. Se halla en un camino embreado(la antigua vía del ferrocarril) que parte hacia el oriente desde el kilómetro 0.8 de la Carretera Núm. 4484.

La profunda quebrada de unos 140 pies de profundidad es atravesada por un puente de armazón de acero de c.1907 que necesitaba ser reemplazado por estar en malas condiciones. Etienne Totti, yaucano que ocupaba el cargo de ingeniero jefe de la American Railroad, diseñó un puente de hormigón armado a base de un arco semicircular subyacente. Levantóse sobre este una plataforma de hormigón que sostenía el puente de acero, de manera que éste se pudo ir desarmando y sustituyendo por elementos de hormigón bajo los durmientes de los rieles, sin interrumpirles nunca el paso del ferrocarril. Hecho con un presupuesto de $18,000, el nuevo puente habría de sostener dos locomotoras de 84 toneladas cada una.”

Nota: Lamentablemente, en la actualidad este puente se encuentra en un grave estado de deterioro, al punto que las autoridades han tenido que cerrar el mismo al tráfico vehicular por el peligro de colapso que representa.

4. Puente Núm. 2034; de Arecibo, de Cambalache:

“El único puente largo del Ferrocarril de Circunvalación que nos queda está ubicado junto a la central Cambalache, al oeste del kilómetro 72 de la Carretera Núm. 2. Se salvó de la desmantelación y venta ocurrida a casi todos los demás puentes de la American Railroad tras la quiebra de la empresa por que lo adquirió la central Cambalache para el uso de su tren cañero.

A todos los puentes ferroviarios de su época se les conocía en sus respectivos vecindarios por Puente Francés. Eso ha de ser porque la Compañía Ferrocarrilera de Puerto Rico era originalmente una empresa de capital francés y los tramos metálicos vendrían de ese país. El tramo de San Juan a Arecibo fue el primero que inauguró esta compañía en 1891, pero hasta que no se terminó este puente la ruta no llegaba hasta esa última ciudad, sino que terminaba en la Estación Cambalache.

Los magníficos estribos y pilastras en sillería con tajamares circulares y cornisamentos sostienen la masiva armadura de unos 10 pies de peralto aproximadamente a 4 metros sobre el nivel normal de las aguas. Este valioso monumento se encuentra abandonado, parcialmente cubierto de maleza y en peligro debido al deterioro y a las frecuentes crecientes del río, en espera de que surja alguna iniciativa para conservarlo.”

5. Puente de Ferrocarril del Caño la Puente:


“Este puente continúa en uso por parte de vehículos y maquinaria agrícola que se mueven por el camino que una vez fue la obra de vía del Ferrocarril de Circunvalación y que parte hacia el noreste desde el kilómetro 2.7 de la Carretera Núm.401. La fecha de construcción se asume que haya sido la misma del tramo ferroviario Mayagüez-Aguadilla. Cuando sobrevino la quiebra del ferrocarril en 1957, este puente fue adquirido por la Central Igualdad para uso privado. Los estribos redondeados de sillería con cornisamento en ladrillo lo sostienen a unos seis pies sobre el nivel del caño. Los armazones laterales tienen unos siete pies de profundidad.”

 

6. Puente Núm. 1571; de Ferrocarril de San Antonio:


“Este estrecho puente ferroviario, hoy en uso peatonal y recreativo, se encuentra en medio de los dos puentes de carretera del Caño San Antonio correspondientes a las avenidas Fernández Juncos y Ponce de León. Este puente levantado por la American Railroad Co. sustituyó al puente ferroviario original metálico de la Compañía Ferrocarrilera de Puerto Rico, eregido c.1890 por Joaquín Gisbert, el cual tenía un tramo desmontable y se hallaba en malas condiciones.

El ingeniero Ramón Gelabert estuvo a cargo de los cimientos y Reinaldo Ramírez de la superestructura. Su construcción se inició en 1923 y se extendió hasta 1932. Se tomó tanto tiempo porque se hizo de manera que las vías del tren estuvieran siempre bien sostenidas para no afectar el servicio. Es un puente de caballetes a base de vigas en acero y losas en hormigón sobre pilastras de hormigón, pero con fachadas en arcos. Los tramos centrales son más largos y sus arcos rebajados más atractivos. El puente tiene tajamares con cornisamentos cónicos, cornisa de coronamiento, medallones, parapetos decorados con molduras, texturas de hormigón expuesto en lo que corresponde a los mares frontales y placas decorativas con las fechas de inicio y conclusión de la obra.”

7. Puente Núm. 1124; de Coloso:


“Este puente del kilómetro 0.5 de la Carretera Núm.418 es único en cuanto a su tablero, el cual expresa una doble función de carretera y ferrovía. La parte oeste del pavimento aún oculta las vías del ferrocarril privado que tuvo la Central Coloso. Data del año 1928.”

Referencias:

Salvo que se aclare de otra manera, todas las citas y fotos provienen de:

Pumarada O’Neill, L. (1991). Los puentes históricos de Puerto Rico. Mayagüez, PR: Centro de Investigación y Desarrollo del RUM.